jueves, 19 de octubre de 2017

Prefiero un folio en blanco

Cuando pienso en la inmensidad del universo me doy cuenta de lo artificiales que son todas las fronteras. ¿Qué más da dónde nací o dónde vivo? Si hubiese nacido en otro lugar, ¿dejaría de soñar por las noches o de buscar respuestas a tantas y tantas preguntas? Si en realidad no hay ninguna raya en la tierra que separe unas zonas de otras... ¿para qué las inventamos? ¿No sería más fácil trascender esa cuadrícula tan limitante?

Y me pregunto, ¿por qué parece más sencillo encontrar lo que nos separa que aquello que nos une? ¿No somos en el fondo seres humanos intentando ser felices a lo largo del camino? Yo solo soy una pieza más del puzzle, de ese inmenso mundo que constituímos entre todos y que nos mantiene unidos, queramos o no. No me gustan las rayas, ni los renglones ni las cuadrículas. Me gustan los folios en blanco. Me gusta ser ciudadana del mundo ☺

La vida es un inmenso prisma

Cuando la luz atraviesa un prisma, lo que aparentemente era un rayo de luz blanca se descompone en muchos colores, como el arco iris que surge a veces en el cielo. Y así creo que es la vida: un inmenso prisma. Todo cambia según la perspectiva con que miremos, y siempre se abren hacia delante multitud de opciones y caminos esperando ser escogidos. Todos podemos opinar sobre cuál es el color más bonito, o cuál es el mejor camino. Pero no hay verdades absolutas, y al final es la propia experiencia la que se encarga de decir la última palabra.

En este blog se tratarán diferentes temas, pero quisiera no solamente exponer mi perspectiva, sino también escuchar la tuya. Un intercambio de palabras y perspectivas, una mezcla de colores en el prisma de la vida.

Hace casi 10 años, inicié un blog en el periódico El Norte de Castilla, que titulé igual que éste, "El prisma de la vida". Era un pequeño espacio en el que compartía mis pensamientos, y dialogaba con mis lectores, escuchaba sus opiniones y me enriquecía con sus perspectivas. Incluso llegamos a realizar algunas tertulias en la cafetería de un hotel en Valladolid, pues todos éramos amigos de lo cercano, de hablar con la gente mirándonos a los ojos, con un buen café delante y muchas palabras y sonrisas que compartir. 

Unos años después me convertí en madre, y ese hecho tan importante en mi vida, me llevó a dejar aparcados mis escritos para volcarme en la aventura de la maternidad. Los años han pasado, y de aquel blog ya no queda nada, puesto que el periódico cambió el entorno de su web, se borraron todos los comentarios que había y que yo consideraba lo más interesante de aquel espacio, y a día de hoy, ya no quedan ni los escritos. Solo dice "Página no encontrada".

Así que retomo mi viaje en este nuevo lugar, dispuesta a compartir pensamientos, opiniones, preguntas... No dispongo de tanto tiempo libre como hace diez años, pero mi corazón sigue anhelando comunicarse, y encontrarte a ti, mi querido lector, para que juntos podamos embarcarnos en ese gran viaje de reflexión sobre la vida, sobre ese prisma repleto de matices y colores.

Y para ti, ¿qué es la vida? 😏